La seriedad deja paso al humor y al color en la fiesta más rebelde del