Llegar a Santiago después de haber recorrido el Camino tiene recompensa, la Compostela. Pero existen otras dos certificaciones: la Fisterrana y la Muxiana.