Admirada por su diseño y criticada por el gasto que supuso para la Xunta de