Mi experiencia: volver a la Ribeira Sacra

Noelia en la Ribeira Sacra

Hacía tiempo que tenía ganas de volver a la Ribeira Sacra y visitar una bodega en la zona del Miño y otra en la zona del Sil. Cuanto más visito la zona, más me gusta. Sueño con, algún día, poder tener un trocito de tierra donde cultivar unas viñas y una pequeña casita donde levantarme por la mañana y poder ver el Río Miño desde mi ventana. Pero mientras esto son sueños, me conformaré con hacer una escapada a la Ribeira Sacra siempre que pueda.

No te pierdas nuestras «Escapadas en la Ribeira Sacra»

Noelia en la Ribeira Sacra

Mi ruta empezó como no podía ser de otra manera para mí, en el pueblo de Belesar. A las 11:30 de la mañana, después de un buen desayuno, cogí el barco que hace la ruta por el Miño, en el embalse de Os Peares. Sale del embarcadero de Belesar hasta el área recreativa de Maiorga y pasando por el famoso meandro “Cabo do Mundo”. La ruta dura unas dos horas pero se hace cortita cuando estás surcando las aguas del Miño. Yo decidí ir por la mañana pero en verano hay también la posibilidad de salir a las 16:00 y a las 19:00 y tiene un coste de 9€.

Catamaran Ribeira Sacra

Aunque esta vez iba sola, si decidís hacer la ruta en catamarán en grupo, la mejor opción es una empresa que tiene una embarcación neumática. Es una experiencia más que recomendable. Además de navegar, os podréis acercar a Cascada de Augacaída para daros un baño en esta «piscina natural», o a una bodeguita a pie de río, donde poder tomar un buen vino.

Después del catamarán me fui a visitar la bodega Abadía da Cova, que está casi al lado. Es una bodega con mucha historia, con una de las mayores producciones de la Ribeira Sacra, pero que ha sabido mantener ese toque tradicional. En el interior de la bodega conseguí mi mejor foto del día, el impresionante meandro de “Cabo do Mundo”.

Meandro Cabo do Mundo

La visita a la bodega es a cargo de Pilar, una enamorada de la zona y del vino. Te cuenta la historia de la bodega, te muestra las instalaciones, la parte más moderna y la más tradicional, donde tienen las barricas de madera… Por último pruebas dos vinos, uno blanco, muy rico, con uva albariño, godello, treixadura y torrontés. Sí, en la Ribeira Sacra también hay albariño. Y también probamos un tinto hecho con uva mencía. La visita a Abadía da Cova es muy cercana y la atención muy personal.

Bodega Abadía da Cova

De aquí me fui a comer a Casa Antonio, en Goian. Este es uno de mis restaurantes favoritos en la Ribeira Sacra, todo estuvo perfecto. Una carne deliciosa, buen servicio, precio económico… ¿qué más se puede pedir? Casi me olvido de mencionar que de camino al restaurante me encontré la Iglesia de San Miguel de Eiré. Una joya del románico rural gallego del siglo XII que es parte fundamental de la «ruta del románico de la Ribeira Sacra».

Iglesia de San Miguel de Eiré

Por la tarde quería hacer una ruta por algunos «miradores de la Ribeira Sacra»: Os Chancís, A Cividade, O Boqueiriño y mirador de Santiorxo, pero la lluvia solo me dejó visitar el de Os Chancís. Pese al tiempo, las vistas son preciosas. Desde este punto también sale otro pequeño barco de 12 plazas. Este garantiza la salida a partir de 4 personas y tiene un coste de 16€.

Embarcadero Os Chancís

Desde el embarcadero de Os Chancís parte una pequeña ruta por los molinos del Río Xabrega hacia el cañón del río Sil, donde el río desemboca en forma de cascada. Esta ruta de gran valor etnográfico es muy bonita. Tiene gran cantidad de molinos, de los cuales unos pocos han sido rehabilitados y discurre en gran parte por pasarelas de madera con miradores sobre el río.

Noelia Os Chancís

Después me fui directa a la bodega Regina Viarum. Una bodega con un carácter más turístico, pero no por ello menos bonita. Este año han llevado a cabo una gran obra con muchas mejoras. En la visita pasas por zonas donde ves las instalaciones, te cuentan la historia de sus vinos, hasta llegar a la sala de cata. Aquí degustamos un blanco, en este caso con uva Godello y un tinto con uva Mencía. El final de la visita es espectacular, con unas preciosas vistas sobre el Río Sil. Las fotos no dicen mucho, porque el día no ayudó nada. De esta visita sólo cambiaría o daría otro aire a la parte donde te ponen un vídeo. Pero claro, esta es mi opinión personal.

Bodegas Regina Viarum

Para terminar el día me fui a visitar a Ana, de «Casa Felisa». No hice fotos porque estaba cayendo un diluvio. Quería ver los cambios de su casa rural, ya que también está haciendo ampliaciones. Han pasado de 7 a 14 habitaciones. Una parte de la ampliación está muy pensada para familias, ya que están en planta baja con salida directa al jardín y a la zona de la piscina. Lo mejor de Casa Felisa es que ahora sus habitaciones son súper grandes, perfectas para las «escapadas en familia».

Terraza Regina Viarum

En esta ocasión no he podido quedarme a dormir, pero en la zona la oferta es amplia y variada. Si te apetece una casa rural, si te apetece un Balneario o un Parador, en Ribeira Sacra, todo es posible.

No te pierdas nuestras «Escapadas en la Ribeira Sacra»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*